JUGUETES Y PLACER SEXUAL

 

Según un  estudio efectuado en 2009 por investigadores de la Universidad de Indiana y el Kinsey Institute con datos de tres mil ochocientas mujeres de 18 a 60 años, el 52,5% de ellas habían utilizado vibradores; la mayoría de éstas tanto para la masturbación como durante el sexo en pareja. El 47,5% restante dijo no haberlo utilizado nunca (Herbenick et al., 2009).

El uso del vibrador está asociado a mejores índices de excitación, lubricación, deseo y orgasmo. A pesar de que existan correlaciones entre el uso del vibrador y ciertas respuestas sexuales, no indica que sea una relación de causa-efecto. Podríamos decir que las mujeres con mayor deseo, utilizan más el recurso del vibrador y que el uso del vibrador podría potenciar el deseo.  También, según este estudio,  existe correlación entre el uso del vibrador y la consulta al ginecólogo/a en el último año. Por todo ello, el vibrador es una de las estrategias que sugerimos en las consultas de sexología por su gran utilidad en algunas disfunciones sexuales, como por ejemplo en ele caso de la anorgasmia.

Con sólo echar una mirada a una tienda virtual o presencial, uno/a puede darse cuenta de la cantidad de posibilidades que tienen los vibradores. La función principal del vibrador es la estimulación adecuada para mayor goce. Los juguetes sexuales permiten aprender las reacciones del propio cuerpo, permiten explorar qué produce más placer para tener una vida sexual sana y responsabilizarse del propio placer.

Puedes ser una mujer que a medida que avanza la excitación necesites una estimulación muy concreta sin la cual te cueste llegar al orgasmo; en este caso te  puede ser muy útil la utilización del vibrador como fuente de conocimiento de tu placer y de tu respuesta sexual. La mayoría de mujeres que utilizan o han utilizado el vibrador opina que ha contribuido a mejorar su vida sexual, fuera cual fuera el motivo inicial para obtenerlo (curiosidad, facilitar el orgasmo, porque se lo había pedido la pareja…). La mayoría no reporta efectos secundarios negativos.

Por supuesto, cuando hablamos de juguetes y sexualidad, nada como tomarse con humor y risas el placer. Echarse unas risas relaja a nivel muscular y emocional, y facilita la actitud receptiva al goce. Si además el vibrador aporta un estímulo extra, el goce está casi garantizado.

A pesar de la gran diversidad de formas, medidas, texturas, materiales, intensidad de la vibración, tipos de juguetes que existen tanto para hombres como para mujeres, una de las principales variables que tienen en cuenta los fabricantes además de los aspectos fisiológicos, es el aspecto estético. Con lo cual, para empezar a utilizarlo si no lo has hecho nunca, póntelo fácil y escoge alguno con el que te sientas cómoda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s