Plantea problemas eficazmente

1º.-          PLANTEA EL PROBLEMA CUANDO EL OTRO NO ESTÉ REALIZANDO UNA TAREA QUE IMPLIQUE CONCENTRACIÓN: el momento es importante. No mientras el otro está ocupado, leyendo concentrado, muy cansado…  Sí en cambio cuando esté bañándose, lavando platos, relajado..

2º.-          EMPIEZA SIEMPRE POR ALGO POSITIVO: no empieces con una crítica. Es más fácil que nos pongamos a la defensiva y con poca disponibilidad si a la primera de cambio nos critican. Empieza con un elogio sincero, refuerza algún aspecto de tu pareja, reconoce su esfuerzo … facilita la aproximación agradable al otro, el oto se mostrará más atento y dispuesto a escuchar.

3º.-          DESCRIBIR EL PROBLEMA QUE TE PREOCUPA ATENDIENDO A DOS CONDICIONES

Sé operativo: Es decir, no seas vago y general, como por ejemplo “Podrías hacer más cosas en casa”; sé concreto y específico, como por ejemplo: “Me gustaría que los sábados te ocuparas tú de poner la mesa, así yo podría sacar al perro”.

Define lo que te gustaría, no lo que no te gusta: “Me gustaría que cenáramos juntos”, en vez de “No me gusta que cenemos cada uno por su lado”.

El lenguaje positivo que caracteriza a las personas enamoradas, los refuerzos y caricias psicológicas, en muchas ocasiones se transforman en críticas al pasar el tiempo.

4º.-          ACEPTA TU RESPONSABILIDAD EN EL PROBLEMA

Ello evita que el otro o la otra se sienta culpado o atacado. Por ejemplo “Reconozco que ha sido un error mío no haber hablado antes de ello…”. Ambos formáis parte del problema y de la solución.

5º.-          DESCRIBE LOS SENTIMIENTOS QUE EL PROBLEMA TE PROVOCA

Expresar qué sentimientos nos crea la situación ayuda a comprender porqué desea cambiarla. Por ejemplo, “Cuando lo haces, me siento triste”. Responsabilízate de lo que sientes, fíjate que digo “me siento” no “me haces sentir..”.

6º.-          SÉ BREVE

No hay porqué repetir varias veces lo mismo con distintas palabras o alargar excesivamente el planteamiento: lo bueno, si breve dos veces bueno.

7º.-          DEJA EL PASADO, CÉNTRATE EN EL PRESENTE Y HACIA EL FUTURO

Hacer referencia al pasado o sacar de nuevo los “trapos sucios” del pasado, no sólo no sirve para nada, sino que despierta malos sentimientos. Enfocar la atención hacia el futuro  hace que el planteamiento sea constructivo.

8º.-          HABLA DE UN SOLO PROBLEMA A LA VEZ

No mezcles problemas, dedicaros sólo a un problema cada vez o os dispersaréis y no se solucionará ninguno.

9º.-          HABLA LENTAMENTE CON UN TONO DE VOZ BAJO

De ésta manera es difícil no pensar bien en lo que se está diciendo y en la forma en que se dice. Si estás muy tenso o enfadada no es tu momento para plantear lo que te preocupa.

10º.-        PLANTEA ALTERNATIVAS DE SOLUCIÓN

Sugiera formas concretas de arreglar la situación.

11º.-        IMPLEMENTA UNA POSIBLE ALTERNATIVA Y VALÓRALA

No es suficiente en hablar de las dificultades, aunque es un primer paso básico. Si ya lo habéis planteado, empezad probando alguna alternativa y valorando los resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s